2013/07/31

| OPINION |

 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
Escribimos este comunicado días después de conocerse que el alcalde de Gernika, Jose María Gorroño, haya sido imputado por la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo a instancias de la asociación Dignidad y Justicia por premiar la labor desempeñada por Arnaldo Otegi  junto a Jesús Egiguren en favor de la paz en Euskal Herria.  En Laudio, el perfil humano de otro alcalde, Pablo Gorostiaga, ha sido reconocido por la comisión paritaria de fiestas con su nombramiento como pregonero de las fiestas patronales de San Roque.
 
Los cargos públicos del PSE-EE y el PP apelando a conceptos como democracia, respeto institucional, unilateralidad, ausencia de participación o enaltecimiento del terrorismo y el no respeto a la memoria de las víctimas,  han amenazado con boicotear las fiestas, unos con su ausencia de actos de las mismas, otros,  en el caso del PP, haciendo público que acudirán a la Audiencia Nacional por considerar que nos hallamos ante el mismo supuesto penal que ha llevado a Jose Mari Gorroño a ser imputado.
 
Decepcionante ha sido en este asunto la postura del EAJ-PNV de Laudio azuzando el miedo cuando alude a que la decisión pone en riesgo conceptos  como la paz (¿?) o la convivencia (¿?).
 
En la historia de Euskal Herria, otros alcaldes han pasado por la Audiencia nacional española imputados por delitos similares relacionados con pregoneros o las fiestas patronales de sus pueblos. Hace casi una década, otro Pablo, Pablo Isasi, alcalde  de Amurrio, pasó por lo mismo por  lo que se enfrenta hoy Jose Mari Gorroño, siendo finalmente absuelto.
 
La democracia es en esencia el respeto a las decisiones de la mayoría, así como la del procedimiento establecido para la toma de las mismas. El proceso de elección del pregonero de las fiestas no es nuevo. El año pasado se siguió el mismo sistema. Por cierto, que entre los aspirantes estaba el propio Pablo Gorostiaga. Nadie dudó del carácter democrático, participativo y representativo de la elección del pasado año. Entonces, ¿Cuál es el problema o la diferencia de este año para los representantes del PSE-EE y PP?  La elección. El resultado del proceso participativo. Cuestionar las reglas de juego, una vez conocido el resultado, es todo, menos democrático. 
 
La decisión sobre la elección del pregonero la ha adoptado la Comisión paritaria de fiestas, órgano municipal en el que están integrados todos los partidos políticos con representación municipal así como los grupos y peñas de fiestas en igual número. Por lo tanto, difícilmente se puede decir que es una decisión unilateral de BILDU, que se ha adoptado sin contar con el resto de los grupos, o desde un órgano ajeno al ayuntamiento.
           
El cariño y el respeto que  Pablo Gorostiaga es capaz de congregar en Laudio entre personas de todo índole e ideología le hace merecedor de la elección como pregonero. La figura del pregonero supone por parte de un Pueblo el reconocimiento a quien ha contribuido al desarrollo social, económico o cultural del mismo o ha contribuido a difundir el nombre de Laudio y nuestra forma de ser fuera de nuestros límites, todo ello indistintamente de cuál sea su pertenencia política, como lo pudo ser en su día otro ex-edil como Gentza Belaustegigoitia o  como lo pueda ser en un futuro ¿Por qué no? Juan José Ibarretxe.  ¿En ese caso también se hablaría de imposición ideológica o de división de la sociedad laudiarra?
 
Quienes han pretendido presentar la designación de Pablo como una imposición ideológica o como algo que divide a la sociedad laudiarra, deben conocer poco a Pablo y lo que su figura supone en Laudio. Hablan desde el revanchismo político para tratar de justificarse así mismos mezclando conceptos como el nuevo tiempo político, la convivencia democrática o la calidad de las fiestas, como si su elección fuera una acto de provocación o enfrentase socialmente a nuestras/os vecinas/os. Desde Eusko Alkartasuna consideramos que la  designación de Pablo como pregonero supone un reconocimiento a su trabajo por Laudio, es de JUSTICIA y le devuelve en parte la DIGNIDAD que una decisión judicial  pretendió en su día arrebatarle a él y a su familia, todo ello en un contexto donde todo era ETA, ya fuera la política, la cultura, el euskara o los medios de comunicación.
 
Antes de que Pablo pueda ejercer de pregonero, algunos representantes políticos se le han adelantado, haciendo de pregoneros mediáticos y judiciales, desacreditando el procedimiento utilizado para su elección,  procedimiento del que tomaron parte el año pasado y que si este año UNILATERALMENTE han decidido no participar ha sido por sus discrepancias con la gestión de los festejos taurinos.   
 
Por lo tanto, desde el respeto a las decisiones y procedimientos establecidos... 
 
¡Pablo, pregonero!  Gora Laudioko jaiak !                                                                                             
 

iruzkinik ez:

Argitaratu iruzkina

| BIDEO | THE LAND OF THE BASQUES - ORSON WELLES

| BIDEO | AGIRRE LEHENDAKARIA KATALUNIAN